Baterías de automóvil

Actualmente hay disponibles diversos tipos de baterías para coche (celdas húmedas, calcio y AGM, por nombrar unos pocos) y cada tipo requiere un mantenimiento ligeramente distinto.

Celdas húmedas, Calcio y AGM (Absorbed Glass Mat) son diferentes versiones de baterías de plomo que tienen distintas ventajas, desventajas y requisitos de mantenimiento.

Celdas húmedas Las baterías de coche, también denominadas baterías inundadas, todavía dominan una gran proporción del mercado de baterías de coche. A pesar de que las primeras celdas húmedas normalmente eran frágiles contenedores de cristal con barras de plomo colgando de una tapa abierta, las nuevas técnicas de fabricación y, por supuesto, de seguridad, han permitido avances en las celdas húmedas hasta lograr baterías para vehículo que son asequibles, fiables y, si se recargan y mantienen correctamente, duraderas.

Las baterías de calcio también ocupan una gran proporción en el mercado de baterías y tienen la misma estructura genérica que las baterías de celdas húmedas, exceptuando que tanto la placa positiva como la negativa son reemplazadas por una aleación de calcio. Al hacerlo así, la pérdida de fluidos es alrededor del 80 % menor que la de las baterías con celdas húmedas normales. La velocidad de autodescarga también es bastante inferior, lo cual, a su vez, proporciona enormes ventajas a la hora de almacenar las unidades.

Las baterías AGM (Absorbed Glass Mat), también denominadas “secas”, son el avance más reciente en la evolución de las baterías de plomo. En vez de usar agua o un gel, las baterías AGM usan un separador de fibra de vidrio para mantener el electrolito en su lugar.

Baterías de GEL (GEL)
Las baterías de GEL usan un ácido gelificado. Las baterías de GEL pueden resistir descargas profundas y se usan, por ejemplo, en vehículos con equipos eléctricos exigentes, sillas de ruedas eléctricas y como baterías para dispositivos consumidores en barcos.

Todas estas baterías de coche tienen diferentes tecnologías que satisfacen las distintas necesidades de los vehículos. No obstante, todas ellas tienen una cosa en común: todas requieren un mantenimiento cuidadoso para asegurarse de que, una vez en uso, proporcionen la energía necesaria. Ninguna de ellas está libre de autodescarga y, por lo tanto, todas necesitan ser recargadas antes o después.

A diferencia de muchos de los cargadores de baterías disponibles en el mercado, los cargadores inteligentes de CTEK solamente reaccionan a las necesidades de la batería, lo cual significa que todos los cargadores de CTEK son apropiados para cargar, reacondicionar y alargar la duración de todas las baterías de automóvil anteriores.

Cargando